La galería Two Art exhibe una de las obras más célebres del creativo visual argentino Marcos López

La autopsia, una de la fotografía más reconocibles del acreditado creador visual argentino Marcos López, se exhibe estos días en Murcia en una impresión de gran formato. Forma parte de la exposición Rigor mortis, con la que la galería Two Art inicia la temporada tras el parón causado por la crisis sanitaria.

La celebre fotografía de Marcos López es considerada como una acertada metáfora de la agitada historia de Argentina: un país que nunca logró ser lo que soñó. La autopsia es una imagen laboriosamente escenificada e iluminada, que bebe directamente de otros dos iconos visuales: La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, de Rembrand, y las fotografías del Che Guevara muerto tomadas por el boliviano Freddy Alborta.

El propio fotógrafo, quien también demuestra sus buenas dotes para la escritura, describe el proceso de creación de esta imagen: “Las puestas en escena ­-por lo menos las que hago yo- no son más que retratos teatralizados de personas. Los siete hombres que están caracterizados de médicos, enfermeros y el perito balístico que está a la derecha en la foto de la autopsia, miran a cámara con la emoción de estar allí, a treinta centímetros de una hermosa joven desnuda, maquillada, mutilada. Inaccesible. Y también está esa cuestión del aquí y ahora tan propio de la fotografía misma. Generar un clima para captar la emoción de ese momento es uno de los secretos para hacer una buena foto: solamente hay que decirle a los modelos que no hagan nada, que no actúen, que no respiren y que se queden quietos. No son actores. Seguramente es la primera vez en sus vidas que están en una situación así. Aceptan el juego de cumplir un rol. El disfraz (el vestuario) es un recurso para desentrañar los sentimientos más profundos. Son mozos de bar, taxistas, plomeros, un profesor de la universidad, un par de artistas plásticos. Da lo mismo. Cuando miran a cámara, todo se deshace. Se desintegra el personaje y sus ojos hablan de lo único que se puede hablar en este paso por la vida. Nada nuevo. Lo mismo que repiten todas las letras de tango: la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser”.

“Entonces, en el fondo, La autopsia es un documento. Por más adornos, cambios, retoques digitales, ensayos, pruebas, errores, las citas a Rembrandt, a la foto del Che muerto en Bolivia… “La muerta es la patria joven”, me dijo Carlos Masoch, el que actúa de cirujano, cuando le mostré la foto terminada. Las ilusiones de un país que no pudo ser. Una generación quebrada. Cercenada. Una autopsia mal hecha de una muerte evitable. Una autopsia inútil, trucha, clandestina, perversa, desalmada”.

Marcos López (Santa Fe, 1958) comienza a interesarse por la fotografía a los veinte años. En 1982 se traslada a Buenos Aires, al obtener una beca de perfeccionamiento del Fondo Nacional de las Artes. En 1989 integra la 1º promoción de becarios extranjeros de la Escuela Internacional de Cine y TV de Cuba y realiza documentales para cine en 16 mm y video. Comienza a investigar con el color desarrollando la serie Pop latino durante los años 90 y en los últimos años, la serie Surrealismo criollo.

Sus fotografías forman parte de las colecciones del Museo Nacional de Arte Reina Sofía y del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León y de la  Fundación Daros-Latinoamérica (Suiza), entre otras colecciones públicas y privadas.

La obra de Marcos López es conocida en la Región de Murcia, donde expuso en 2006 dentro de los desaparecidos Fotoencuentros. También impartió un taller en la ciudad.

Compartir

Somos una revista digital fundada en 2010 que ahora inicia una nueva etapa, con cambios en el diseño de la web y ordenación de los contenidos, pero el aliento fundacional sigue intacto: informar de la actividad creativa en la Región de Murcia en el ámbito visual.

Nuestro contacto: info@murciavisual.es