Construcción sostenible y de bajo coste en la bodega más alta de Europa

Contenedores marítimos reutilizados y madera de pino blanco procedente de los bosques cercanos son los dos elementos básicos del edificio industrial que alberga a Alto de Inazares, la bodega que elabora los vinos obtenidos del viñedo más alto del continente europeo, situado a 1.375 metros, en Moratalla.

Siguiendo procedimientos de construcción de bajo coste, la familia Prieto-Pina, impulsora de este arriesgado proyecto enológico, ha construido las instalaciones con sus propias manos y la ayuda de algunos amigos, en un apartado rincón de la Región de Murcia, en la falda de la sierra de Revolcadores.

El proyecto resuelve las necesidades de una bodega de tipo familiar. Es un edificio industrial ubicado en el viñedo más alto del continente europeo, a la cota de 1.373m, en el caserío de Inazares (Moratalla), en un paraje de gran valor medioambiental integrado en la Red Natura 2000.

El elemento básico el edificio son varios contenedores marítimos reciclados, elegidos para este uso por sus características de autoportante, ligero, estanco al aire y al agua y de bajo mantenimiento.

Para evitar el sobrecalentamiento del interior, las fachadas se forrado con corteza de pino blanco obtenida en un aserradero próximo. Una lámina intermedia de polietileno forma una cámara ventilada con la superficie del contenedor. La cubierta está acabada con balas de paja de cebada local, de 35 centímetros de espesor y de fácil restitución. Con el aporte de agua del manantial de Inazares o de la lluvia, se obtiene una capa fría en el tercio inferior de la bala de paja que favorece la convección en el interior en las jornadas de más calor.

Dos de los laterales de los contenedores, intervenidos por el pintor Willy Ramos

Esta solución se complementa con el empleo de fardos de sarmientos procedentes de la poda del propio viñedo, de 20 centímetros m de espesor,  que cubren la superficie, proporcionando sombra.

La envolvente del edificio está cubierta por un jardín de trepadoras de hoja caduca que aumentan la protección solar en verano. El riego por goteo está conectado al del viñedo.

La construcción del edificio ha seguido los más exigentes criterios de respecto mediombiental: uso de materiales residuales (contenedores, corteza de árbol,  paja y restos de poda), mínima generación de residuos (0,4 m3) y escasa huella de producción de CO2. A ello se suma el empleo de energías renovables (viento y sol)

para el suministro del alumbrado.

En el año 2010, las familias Prieto y Pina emprenden la arriesgada aventura de plantar viñas en la cota más elevada del continente europeo, y en un terruño completamente inalterado desde el paso de los romanos en el año 150 de nuestra era. El proyecto se inicia con la plantación de 2,85 hectáreas de viñedo y, posteriormente, con la construcción de la bodega (que ahora está siendo ampliada) con una estimación de producción de 24.000 botellas al año.

Compartir

Somos una revista digital fundada en 2010 que ahora inicia una nueva etapa, con cambios en el diseño de la web y ordenación de los contenidos, pero el aliento fundacional sigue intacto: informar de la actividad creativa en la Región de Murcia en el ámbito visual.

Nuestro contacto: info@murciavisual.es